jueves, 14 de agosto de 2008

El caballero Oscuro


Hoy será el día del aluvión de entradas en los blogs referidas a este Caballero Oscuro. No me extraña, la película ha desatado unas expectativas increíbles, atrayendo a mucha más gente de la que generalmente se acerca a una cinta de superhéroes. Supongo que el hecho de saber que Ledger nunca repetirá personaje, ha llevado a algunos a desear disfrutar de este peliculón disfrazado de Blockbuster.
"El caballero Oscuro" es una película como una casa, tiene basicamente todo, acción incesante, una trama sólida, subtramas que no lo son tanto, una dirección soberbia con una fotografía exquisita, y una gran interpretación de todos los protagonistas.
Bale es un Batman creíble (y un duro oponente contra Tony Stark por el título "a cuantas me cepillo a la vez"), que ya ha conseguido que olvide completamente a cualquiera que se haya puesto con anterioridad el traje. Borda al playboy cínico y despreocupado, y encarna con precisión al héroe que continuamente se plantea su papel como justiciero de una cuidad que necesita a otro tipo de héroe, mas creíble, mas cercano y que además opere dentro de los márgenes de la ley, ley que por otra parte está hundida en la corrupción.
Para ello tenemos a un Harvey Dent que simboliza todo lo bueno y noble que debe de ser un defensor de los derechos de una ciudad, siempre que no esté mancillado por las manos del hampa. Gran papel de Aaron Eckhart, un tipo que me gusta como actor, de hecho se rumorea que puede ser elegido para encarnar a Thor en la película de los Vengadores. Echadle un vistazo a Erin Brockovich y vereis como podría dar el pego.
Con Oldman es que tengo devoción, me parece de lo mejor del cine, junto con Daniel Day-Lewis. A veces hecho de menos algún papel de esos torturados y psicoticos con los que nos ha obsequiado en el pasado, pero a Gordon lo clava, la verdad.

El dúo Michael Caine y Morgan Freeman otorgan a sus papeles toda la sabiduría que ambos almacenan como actores. Que grande es sobre todo Michael Caine. Y la verdad, si en la anterior nos obsequiaron con la exquisita belleza de Katie Holmes, en esta nos deslumbran con Maggie Gyllenhaal. Que rematadamente fea ésta última, y que cosa mas sosa la anterior. Ambas lucen ese palmito tan particular y ambas pasan de puntillas por la cinta, sin dejar nada reseñable.
Como último personaje protagonista (porque en este caballero oscuro Batman no es ni mucho menos el personaje sobre el que gire todo su metraje), dejo la labor de Heath Ledger. Mucho se ha hablado del mismo, sobre todo tras su muerte, con menciones al Oscar incluidas. He de señalar primero que el Joker que a mi me fascina es el de Moore y Bolland en la broma asesina: loco, imprevisible, no da risa sino pavor, con esa aureola de depravado y asesino múltiple que para mi gusto difiere tanto del encarnado por Jack Nicholson en la primera incursión de Burton con el personaje. Ledger hace risa, pero esa risa nerviosa del que sabe que pronto va a suceder algo terrible. Físicamente está perfecto, esos andares ladeados, la pintura que le otorga un aire maléfico, los lengüetazos previos a las frases... Soberbio, se sale, no daba un duro por su interpretación y me lo como con papas.
Una gran perdida, ciertamente.

Me llama la atención el que hayan recuperado a Eric Roberts, el hermanísimo, que parecía destinado a películas de ínfimo presupuesto o a series de culto, como Heroes. No es el único guiño que nos encontramos a series que tanto nos gustan, como "Lost" o "Prison Break"...
Quitando el tema de los personajes, el guión o trama está muy bien hilvanada, saltando de personajes y situaciones con gran solvencia. Entiendo que después de rodar Memento o The Prestige, esto es un juego de niños. La acción es brutalmente explícita, tiene escenas de un nerviosismo crónico, sobre todo la persecución con los camiones. Esa moto, valiente artefacto. Las peleas son mas realistas que en su predecesora, lo cual agradecerá ese núcleo duro de enemigos de las peleas a fogonazos que tanto nos ha obsequiado Hollywood en estos años.
La hostias son hostias, pese a ello la sangre no es ni mucho menos protagonista. De hecho recordad la escena del interrogatorio de Batman al Joker, y creo recordar que con la que le mete al payaso, no se ve apenas hemoglobina.

Creo que éste Caballero Oscuro (que recuerdos trae este nombre, merced a Frank Miller) es mucho menos épica que Batman Begins, que era una película de superhéroes más al uso, por su estructura, presentación y tratamiento de los personajes, y un aire general mas de comic.

La nueva es más directa, más brutal, menos clásica. No parece una película de superhéroes porque la problemática de la que trata, se puede dar en cualquier ayuntamiento o ciudad de la actualidad, y eso le otorga un aire de credibilidad que se agradece. Es que te olvidas que es ficción, y te crees totalmente que pudiera existir tanto un justiciero con medios y tecnología infinita, como personajes como el Joker, al que si le quitas el maquillaje, el traje y los medios, no deja de ser uno de esos monstruos que pululan por nuestra sociedad disfrazados de gente normal.
Resumiendo, que una maravilla de película, que pese a ser del género que es, creo que transciende las limitaciones del mismo y se convierte por derecho propio en un punto culminante del cine de ficción de los últimos años.