jueves, 16 de abril de 2009

Quemar después de leer


El domingo cayó la última de los Cohen. No es una maravilla, pero es entretenida, y con ese humor ácido y de tono negruzco que los caracteriza. Lo mejor para mi gusto, las actuaciones de un John Malkovich malablado y bastante cabronazo, y algunos momentos protagonizados por George Clooney, bastante cómico en determinados pasajes del film. Buen personaje tambien el de Brad Pitt, que cuando le da por hacer de tipos algo extravagantes, suele acabar quedandose en la memoria de los espectadores. No es de las mejores películas de estos hermanos, pero tampoco un petardo infumable. Para echar una tarde de domingo, y revisionarla unos años después.