miércoles, 24 de junio de 2009

Confiad, recurrid!!!


El pasado sabado celebramos el 20 aniversario del COU Maristas de mi promoción.
Bueno, yo justamente no hice COU en Maristas, estuve hasta 3º y fui nominado por buen comportamiento. La verdad es que fué increíble la que montamos.
Partiendo de la base que 6 de mis mejores amigos (que gracias a Dios tengo unos pocos) son compañeros desde EGB, os podéis hacer una idea de lo que une estar en un colegio de curas (sin mujeres hasta el ultimo año) en una época que todavía coleaba restricciones y viejas manías...


Fueron 13 años de risas, de hacer el gamberro, de estudiar poco en mi caso, y de crear muchos lazos con mucha gente, y tambien de recibir una formación que posteriormente noté y mucho en el instituto y en la Facultad.
Obviamente fué una formación que mis padres pagaron no sin esfuerzo, porque no eramos una familia adinerada como alguno puede pensar.
De hecho en Maristas siempre ha habido de todo, no sólo gente de dinero, sino mucho compañero de clases muy normales, con padres sacrificados.
Tambien ha habido bastante pijales, por supuesto.

Pues el sabado nos juntamos mas de 80 personas, incluídas varias compañeras que estuvieron en COU, y que pese a estar un solo año, se ve que guardan un recuerdo fantástico de su paso por el Colegio.
Hubo futbol y baloncesto inicial en el Colegio, allá por mi barrio; luego una misa, donde estuvo presente el Hermano Ángel, uno de los directores que tuvimos, y posteriormente un almuerzo.
Al deporte y la misa no asistí, puesto que actué por la noche y quería descansar.
Pero el almuerzo (picoteo más bien) fue sencillamente genial. Gente que llevabamos en algunos casos casi 20 años que no nos veíamos, otros menos, y alguno al que os aseguro que saludé sin saber quien era.
Bueno, en mi caso fueron constante los "que alto estás!!, tu desde cuando eres tan alto!, pero si estabas mucho más delgado!"...
La explicación es sencilla, pegué el estirón mas tarde que el resto, y muchos no me ven desde entonces...

Y estuvimos bebiendo, recordando anécdotas, y a las 2 horas, borrachos, cantando como hooligans canciones que nos marcaron de chinorris; esas canciones de curas a las que le añadiamos alguna coletilla o cualquier cosa para hacer guasa.


Del almuerzo al Malafama, donde como es normal, las retiradas se iban sucediendo a la vez que el grado de alcohol subía.
En mi caso, me supe retirar sobre las 12, porque sinceramente es que no podía beber mas.
Allí deje a mas de uno por el que parecía que no había pasado el tiempo, las mismas situaciones que cuando éramos adolescentes y rondábamos Pedregalejo o empezábamos a ir al Centro.

Todo parece indicar que se repetirá próximamente, como muy tarde dentro de 5 años, por el 25 aniversario oficial del COU, pero al estar organizado por el Colegio, puede ser que no esté invitado.
Aún así me uniré a la fiesta.
Estaré en pleno ataque sensiblero, porque desde el sábado ando nostálgico. Y eso que no quería ir.

2 comentarios:

ROBERTO dijo...

Joder, yo del colegio apenas si veo a gente, ya, un par de amigos o tres muy de vez en cuando (es lo que tiene vivir en Málaga), pero el resto hace la torta que no veo a ninguno... seguro que más de uno está en el talego, y más de una con una tropa de churumbeles o ejerciendo la profesión más antigua del mundo. Bendita infancia, como la hecho de menos.

miguelgeo2 dijo...

Bonita quedada. Algún día, si te ves con ganas, podrías contar alguna anécdota juvenil de esas de darle por saco al cura de turno... Yo de zagal, recuerdo haber jugado al baloncesto contra el Maristas, y habernos dado una paliza de no te menees.