viernes, 16 de septiembre de 2011

Lanzamientos

Y no de martillo.
Septiembre siempre es un mes en el que muchos grupos sacan trabajos nuevos, y este año no es diferente.
Como quien no quiere la cosa, 5 de mis artistas favoritos se han animado a lanzar disco nuevo o están a punto de hacerlo.
Anathema, Opeth, y Dream Theater lo han sacado ya, y de aquí a que termine el mes, le seguirán Mastodon y Steven Wilson.
Los 3 primeros ya los tengo, vía internet, aunque luego los recibiré en formato físico porque los tengo pedidos a las distribuidoras pertinentes.
Si, sigo comprando música, soy un bicho raro.

Anathema han sacado una golosina, para los fans de toda la vida. Han regrabado temas de su primera época, la más doom y oscura, pero prescindiendo de guitarras distorsionadas ni voces guturales y dotándolas de orquestaciones que en la mayoría de los casos te dejan temblando. Es similar a lo que hicieron hace unos 3 años con Hindshight, pero buceando mas en sus orígenes.


Mis admirados Dream Theater tenían la difícil papeleta de salir a flote tras la marcha de su batería de toda la vida (considerado entre los 3 mejores del mundo), y además, uno de esos elementos que das por hecho que sin él, no tira un grupo con cierto bagaje o historia. Pero una vez oído el disco, unas 3 veces, la verdad es que no me he acordado mucho de él. Su sustituto es otro fuera de serie, y en vez de seguir incidiendo en la corriente más metalera que habían ofrecido sobre todo en su penúltimo trabajo (hasta éste A dramatic turn of events), han optado por mirar un poco atrás, hacia un progresivo épico que me trae recuerdos de Awake, Six Degrees y otras grandes obras anteriores.
Cada día lo disfruto más.

Y los suecos Opeth han sido los que han dado el mayor viraje de los 3, sacando "Heritage". Con ellos espero elegancia, voces guturales, riffs endemoniadamente enrevesados, maravillosas melodías acústicas, baterías death acompañadas de pasajes llenos de clase, y la maravillosa voz de Mikael , que cuando canta sin guturalidad es único.
O sea, death metal progresivo, a veces menos death, simplemente rock, y a veces bestias como ellos solos, solo que dejándote con la boca abierta en la misma canción con partes épicas, setenteras, y de una calidad que poca gente tiene en la actualidad.
Pues a todo ello eliminémosle las voces guturales, las guitarras saturadas propias del género, los dobles bombos, y dotémosle de rock progresivo proveniente de los clásicos, y a mi entender tendremos el nuevo trabajo de Opeth.
¿Va a hacer que haya gente que le dé la espalda? Posiblemente, pero me resisto a creer que el fan acérrimo del grupo no disfrute de esta versión de los suecos.
No son otros Opeth, son los mismos pero con otro aire.

Estoy necesitando varias escuchas del disco para pillarle el punto, pero... nadie dijo que fuera fácil.
Pero tengo el convencimiento que me llegara a encantar.
Lo siguiente, lo nuevo de Mastodon, en unas semanas, y el segundo de Steven Wilson en solitario (Porcupine Tree).
Más madera progresiva, cada uno con su estilo...