miércoles, 26 de junio de 2013

Power of music!!!

No me pregunten porqué, pero esta noche he soñado con mis excompañeros de trabajo. Estábamos en una sala, reunidos unos 15 o así, y en un momento dado me he puesto a dirigirles como a una orquesta al son de  “Adeste Fideles”.
Estoy abierto a interpretaciones.

El caso es que me he dispuesto a escuchar música en el trabajo, y he optado por uno de mis discos favoritos, “How to measure a planet”, y me ha venido a la mente que hice una crítica del mismo en el portal Dreamers.com. De ahí, a recordar como lo colgué un medio día en mi antigua empresa, donde me quedaba a almorzar, así durante unos 10 años mas o menos.
Es prácticamente imposible no asociar determinados discos a momentos exactos sucedidos allí. Recuerdo ir un sábado a un curso de Actionscript en nuestras instalaciones, escuchando el “Viva Emptiness” de Katatonia; recuerdo ir a comer un Jueves con Cherino y Rick sonando de fondo el  Deliverance de Opeth, y como lo masacraban, o recuerdo también perfectamente programar para una determinada web al son de “10.000 days” de Tool. incluso, cuando comencé este blog con las indicaciones de Roberto, sonaba el Accesories de The Gathering.

Y sin embargo la mitad de los días no recuerdo donde he dejado el coche.
¿Eran tiempos felices? No especialmente, pero el recuerdo de ellos si me trae una sonrisa, por la música, y por los amigos.

PD. También me viene a la mente alguna sesión de house al medio día… y … también… reggeton…

3 comentarios:

ROBERTO dijo...

¡Momento morriña!

Ricardo dijo...

ARI Times! Let's dance the Muz Polka!

Javier Diaz dijo...

Pero porque cojones el Adeste Fideles?¿?¿?¿?