martes, 23 de diciembre de 2014

Playlist 2014


Opeth / Pale communion 
Amplifier / Mystoria
Anathema / Distant satellites
Mastodon / One more ‘round the sun
Alcest / Shelter
Solstafir / Otta
Haken / Restoration
Mono / The last Down
The Pineapple Thief / Magnolia
Pink Floyd / The Endless River

3 de mis bandas favoritas lanzaron disco este 2014. 
Anathema, Mastodon, y Opeth, ahí es nada. ¿Y que sensaciones me dejaron? Pues que Anathema siguen en un estado exquisito de forma. No llega al nivel, a mi  parecer, de Weather System pero se queda muy cerca. Al menos 3 o 4 temas ya están instalados en mi ideario de los de Liverpool. 
Y con Opeth y Mastodon, pues… Ambos casos parecidos. Me harté de escucharlos al salir, y ahora acudo menos, aún gustándome ambos trabajos. 
Es solo que, me falta algo… Me quedo con el de Opeth, eso sí. 

Otras dos bandas que me sirven de referencia a la hora de crear música, Pineapple Thief y Amplifier. Lo mismo, dos buenos discos, pero ningún me desencaja la mandíbula. 
Mono se han sacado dos discos de la manga nipona. Uno es la oscuridad y otro la luz. Me quedo con la luz, que sigue con la onda que nos ha maravillado en sus discos anteriores. 
El caso de Haken es brutal. Con un EP de tres temas, se han encaramado a los primeros puestos de todas las listas progresivas, y es que el tema “Cristallized”, de 20 y pico minutos, es lo mejor del año. 
Y por cierto, aunque sea anterior, el “The Mountain” es eldisco que más veces he escuchado este año, con permiso del “Mantiis” de Obsidian Kingdom (lo mejor de este páís en cuanto a lanzamiento reciente se refiere, seguido por el muy interesante último trabajo de Foscor).
Dos descubrimientos, uno de ellos arrastrado del año anterior, los francés Alcest y los Sólstafir. Unos que me han cautivado con su languidez shoegazing aderezada por toques de su anterior etapa black-death (o lo que hicieran), y los otros a los que directamente llamo los Sigur Ros del metal, aunque ya de metal tienen poco estos islandeses. 
Ambos grupos ofrecen algo diferente a este mercado últimamente un poco saturado de grupos que suenan muy muy parecidos. 
Por último destaco ese hermoso legado que han dejado Pink Floyd. 
No voy a ser yo el que entre a valorar lo conveniente de ese disco, si es justo que no haya participado Waters, que si son descartes, me la sopla. 
Es un hermoso disco, para escuchar mientras trabajas y te dejas llevar. Joder, disfrutemos que quedan 3 y no son niños justamente. 

Y el año que viene tiene dos lanzamientos que nos van a dejar todo picuetos. 
Steven Wilson (firmes todos, señores) y Enslaved, los nuevos dioses del Metal nórdico. Como no me muerdo las uñas, me quedaré simplemente con un estado de excitación descomunal. 

Feliz Navidad, familia. 



No hay comentarios: