miércoles, 31 de enero de 2018

Steven Wilson, Barcelona



¡Pues no se me olvidaba!
Que nos vamos a Barcelona. Al final nos hemos liado la manta a la cabeza y nos vamos a ver al genio británico, por segunda vez en mi caso.
No voy con ninguna expectativa. El concierto que le vi en Madrid fue el mejor de mi vida. Así que el listón es tan extremo, que ni me preocupo.
Al ser un setlist, casi seguro, basado y mucho en su nuevo y más accesible trabajo, se que va a ser diferente, menos prog y más directo. O eso creo, claro...
Posiblemente de más cancha a su época con Porcupine Tree, lo cual sería increíble.
En el fondo, yo sólo voy por bailar esto:

martes, 30 de enero de 2018

Gotta light? El Universo Lynch ataca de nuevo



Que cuidado hay que tener con la nostalgia. Como puede jugártela, como puede empañar la realidad cuando a mitos juveniles se refiere. 
Esa nostalgia que te hace amar algo que posiblemente no fuera para tanto. 
¿Era Twin Peaks tan maravillosa? ¿Realmente?
O sea, indudablemente revolucionó el concepto televisivo, la manera de concebir una serie, especialmente cuando era Lynch el que estaba dirigiendo detrás de la cámara. 
Para mi, lo esencial de la serie era lo terriblemente carismático de muchos de sus personajes, pero evidentemente la serie se diluyó en buena parte de su metraje entre culebrones, retazos de sitcom, y perdida de su esencia, hasta que su creador dijo aquí lo termino yo. 
Siendo sincero, el tragarte la serie original (por tercera vez) se me ha hecho complicado. El final es obligatorio para adentrarte en la nueva entrega, la cual he esperado un tiempo para ver. Y por fin me la he cargado. 

Que puedo decir. Lynch está como una cabra. ¿Es eso nuevo? ¿Descubro algo?
¿Qué nos iba a regalar en estos 18 episodios? ¿Iba a aproximarse al mundo de Twin Peaks lo máximo, para deleite de los seguidores mas acérrimos, y de los que menos conectan con su cine, para ofrecer un producto amable, dentro de lo amable que este señor puede ser?
O se iba a marcar una marcianada épica mas entroncada en lo último de su producción cinematográfica… 
¿O ambas cosas?
Pues de todo un poco, pero aún así, siendo de nuevo sorprendente, arriesgado, odiosamente osado en momentos, y terriblemente perturbador. 
Esa línea tan fina que separa al genio del embaucador más juguetón, aquí se queda casi en cero pixeles. 
No se cuantas veces viendo varios episodios, me he dicho: se está riendo de mí, este señor se está descojonando de nosotros. Pero no he podido despegar la vista de la pantalla. 
Por dios, ese episodio 8. Imposible quedarse indiferente ante semejante marcianada. Me apuesto lo que sea a que ese episodio ha hecho que mucha gente diga, vale, hasta aquí he llegado. Y es normal. Yo es que soy raro. A mi me gusta mucho ese tipo de retos. Joder, de lo que más me ha gustado en estos últimos años ha sido “Enemy”. Si hasta me ha gustado “Madre!”, con eso lo digo todo. 
Lynch ha sido muy cruel con nosotros. Nos ha entregado la vuelta de un mundo que nos fascinó hace casi 30 años, y lo primero que ha hecho ha sido torturarnos con {aviso spoilers} despedazar a su ícono más grande, despojandolo de todo lo que nos hizo amarlo. {hasta aquí, mozuelo}. 
Se ha reído de nosotros, lo tengo claro. Conversaciones abriendo hilos narrativos que no llevaban a nada (o eso creo), personajes que te hacen pensar en un protagonismo que se torna fugaz,  tomas largas.. muy largas, hipnotizantemente largas…. 
Y sin embargo, me ha encantado. No me digáis que es postureo, no voy a caer en esas con 46 años. 
Si me gusta me gusta. No es ir de arty, ni de pseudo intelectual. 
No, que mi cabeza da para lo que da, no os creáis que he entendido todo sin problemas. No, no, ver Twin Peaks 2017 me ha llevado a bucear mucho en blogs sobre la serie, y me encanta hacerlo. 
Adoro ver como hay diferentes interpretaciones, como un final puede ser motivo de más y más análisis, observar las diversas reacciones  ante la obra de Lynch. 
Si quiero diversión o acción inmediata, sin pretensiones, veo otra serie. Twin Peaks me ha ofrecido lo que buscaba, pero mucho mejor, me ha vuelto medio loco en muchos momentos, ha hecho que me devane la cabeza, que disfrute de muchos momentos, y que me ría en otros. Me ha ofrecido momentos de terror, de desasosiego, de ternura, de desesperación. 

No puedo pedir más. Si, otra temporada. Pero Lynch, ponte ya, manejamos ciertas edades…

lunes, 8 de enero de 2018

Vive a tope


Una ilustración que la verdad me he cargado en tiempo record, tampoco era especialmente complicada, quitando lo que quería transmitir.
Lápiz, y a Photoshop del tirón. Alguna ayuda extra en Illustrator para elementos accesorios...
Espero que os guste.