martes, 8 de enero de 2008

La casta de los Metabarones

Bueno, pues ahora que ya le he dado este tomo a mi hermano como regalo de Reyes, puedo comentarlo libremente.
Es lo malo de leermelo antes de tenerlo él, que no puedo predicarlo a los 4 vientos, menos en el blog, aunque creo que mi hermano pasa menos por aquí que por una carcel turca, la verdad; pero por si acaso...
La casta de los Metabarones es una fenomenal obra nacida de las manos de Juan Giménez y la productiva y estrambótica mente de Alejandro Jodorowsky. De toda la vida, Giménez ha sido el ilustrador favorito de mi hermano, y no me extraña. Es sencillamente espectacular el trabajo de este hombre, su dominio de los espacios, su técnica en lo que escenarios se refiere, su grandioso color, y muchas otras cosas más. Me crié leyendo cosas suyas en Zona84, y luego le perdí la pista, hasta que escuche hablar de esta saga.
Los Metabarones son una dinastía de guerreros que a lo largo de años han de enfrentarse entre ellos, padre contra hijo, para perpetuar la saga, y demostrar que el que queda es el guerrero mas fuerte del universo. Así componen una historia repleta de matices y lecturas, donde el honor y la supremacía de los protagonistas se mezclan con mutilaciones, asesinatos a gran escala, incestos, etc.
No son historias amables justamente. Partiendo de la base que para ser el mayor guerrero del universo tienes que eliminar a tu propio padre, nos encontramos situaciones terribles, dignas de tragedias griegas, pero tambien otras de gran belleza (las que menos). Encontramos ecos de "Dune", los personajes conductores de la historia nos rescatan las mil y una noches, y la actitud tan radical de los metabarones los emparenta con los samurais mas estrictos, todo adornado por el trabajo exquisito del dibujante argentino.
Al haber leído el tomo entero en vez de al ritmo en que salieron en su momento, puede ser que haya hecho que me haya cansado algo los capítulos finales, pero aun así espero comprarmelo yo, y volver a empaparme de las historias de Othon, Agnar, Cabeza de hierro, Tonto y Lothar, y todos elementos que componen esta espectacular obra.