miércoles, 13 de mayo de 2009

Anathema - Granada, 9 de mayo

-->
Acongoja siempre el ver a uno de tus grupos favoritos en directo. Tienes una serie de canciones idolatradas, te conoces cada cambio de la canción, cada redoble, ese efecto que usa el guitarrista en determinado sitio. Y de pronto te enfrentas a como son capaces de plasmar eso mismo en vivo. Con Anathema iba con ese miedo, basado racionalmente en que he visto 3 actuaciones en vivo suyas a través de la pequeña (y no tanto) pantalla, en los conciertos de radio 3, y en los dvd´s "Are you there" y "A moment in time". Ninguno me había convencido, dejándome sobre todo los 2 primeros un ligero sabor amargo.
Pero Granada está demasiado cerca como para no arriesgarse, y eso he hecho este domingo.
Y me ha merecido la pena. O sea, he visto detalles que han certificado mis quejas interiores, pero el resultado global ha compensado la parte negativa.
Y es que el track list estaba hecho a mi medida, y a la de los que allí nos dimos cita.
Camisetas de Anathema, de Opeth (las que más), y alguna de Katatonia, gente de pelaje vario, pasando por tipos normales a heavies XXXL; hay a quien incluso se le metió en la cabeza hacerse una foto con alguno (menos mal que no la dejé, estos heavies de rancio abolengo pueden reaccionar de cualquier manera).
Pese a haber publicitado a Autumnal como teloneros finalmente actuaron Leafblade, el grupo paralelo de Danny Cavannagh de Anathema, que vino en formato dúo con el cantante y guitarrista uniéndose en determinados momentos un percusionista, algo de batería y Jamie Cavanagh al bajo.
Bueno, un set corto, intimista, bastante agradable, y que te deja con ganas de acercarse a su música, pero para momentos muy tranquilos y personales.
Después del típico baile de roadies que ciertamente poco tenían que hacer, de nuevo sale a escena Danny pero esta vez a descargar lo que todos esperábamos, y con él su hermano Jamie al bajo, el teclista Les Smith, John Douglas tras los parches, y por último el otro hermano, la voz e imagen (que no el cerebro) de los de Liverpool, Vincent.
Empiezan para mi gusto de la mejor manera posible con “Deep”, que abría para mí su mejor disco, Judgement. Ni que decir tiene que ya me tienen ganado, el sonido es bastante bueno, se aprecian todos los instrumentos, y la voz me sorprende positivamente. Vincent se acerca a su mini teclado, con lo que me imagino que van a atacar “Closer”, y que voy a tener una pequeña ración de vocoder, ese efecto extraño y pesado que tan bien funciona en este tema que acaba en una montaña de distorsión sonora.
Ahora toca un guiño a sus primeros pasos en los terrenos más melódicos y menos doom, con "Faraway" del Eternity. Ojo, Danny no se ha descolgado su Fender Strato en ninguna de las canciones. Que ha sido de la Gibson Studio de siempre, igualita que la mía?
De ahí saltan a la primera que interpretan de "A fine day to exit", la inicial "Pressure", que nos entrega uno de esos coros que unen a todas las voces de la sala. Vincent nos pregunta si queremos oír un tema nuevo. La gente responde con ganas de ello y nos ofrecen un tema no tan nuevo, "Angel walk among Us", que ya está desde hace bastantes meses en su web para descargar. Ojo, no sale Lee Douglas, la hermana del batería que es oficialmente miembro del grupo, que se supone que canta aquí, ni lo hará en el resto del concierto; por mi mejor.
Momentazo, atacan "Inner silence", una de esas canciones que yo consideraba indispensable en el concierto; por suerte, puedo ver como interpretan esa maravilla en directo. Con "A simple mistake" nos dan otra muestra de lo que será su nuevo disco. Gran riff este tema, que igualmente permitieron descargar en su web.
Una de sorpresas. Interpretan "Anyone Anywhre" de Judgement, un tema sobrio y bastante monumental que para nada esperaba, no como por ejemplo Empty, que fue celebrada y bastante por el público.
Al igual que en su dvd "A moment in time", encadenan "Judgement" y "Panic", y al igual que en la versión grabada, las tocan muy muy rápido. Una de las cosas que ya pensaba antes de verlos es que John Douglas no es lo que llamaría un virtuoso, se acelera, no cierra bien los redobles, no se, no me convence para nada en vivo, pero tampoco arruina la actuación.

Vincent, ejerciendo de frontman torturado

Un poco de su gran obra "Alternative 4", sonando seguidas "Shroud of False", "Lost control", y "Regret", emblemas de la melancolía y de la sensibilidad que atesoran casi todas sus obras, pero esta mucho.
Otra sorpresa, "Hope", la versión de David Gilmour (Pink Floyd) que versionaron en Eternity, y que no esperaba para nada. Danny lleva todo el concierto con la fender, y Vincent ha usado alguna que otra vez reverbs considerables y algunos efectos de eco que como siempre esconden algunas limitaciones. Aún así haciendo balance del concierto entero, Vincent me demuestra ser un vocalista bastante potente.
En "Temporary peace" Danny suple las partes de Lee, con muy buen gusto, y luego tocan otra canción que parece ser otro clásico reciente de Anathema, Flying, con la que aprovechan para cerrar la primera parte del concierto, dejando varias guitarras sampleadas sonando como cierre.
Una pequeña parada y sale Danny a escena, colgándose la guitarra, y dejando a todo el mundo impresionado con la versión que se marca de "Are you there", pero al estilo de Hindsight, el disco acústico que recientemente sacaron.
Para cuando termina y se va al piano y su hermano sale al escenario cogiendo la acústica, el publico está coreando su nombre. Realmente es el que consigue conectar con el público, mostrándose muy abierto, haciendo que la gente toque las palmas, y llevando el peso del concierto.
Vincent es más la imagen mas vendible, con esas poses de estar extasiado, y de vivir el concierto mas interiormente, no se si con algo de figureo. Pero cumple como frontman, mostrándose tambien a veces calido.
Asi que llega el momento de interpretar "One Last goodbye". Danny y su piano, y Vincent a la acústica, y todo el mundo callado alucinando con la interpretación de este emblema de los ingleses. A mi lado, un chico está llorando sin parar. Supongo que la historia de la canción (dedicada a la madre de los 3 hermanos fallecida durante la grabación del disco al que pertenece) le pilla de cerca, porque no para hasta que conectan con la siguiente.
Un momento realmente inolvidable, que quedó registrado con la cámara (la actuación, no el mal rato del chaval, no soy tan cabronazo).
Obviamente estamos en los bises y hay que dejar a la gente feliz y contenta, así que regalan "Angelica", "A dying wish" y "Sleepless", éstas dos últimas las únicas concesiones, lógicas por otro lado, a la época mas doom metal del grupo.
Para cerrar, "Fragile Dreams", otro clásico.
De nuevo se van y de nuevo se les incita a volver, y pensaba que no lo harían, pero si, tras tontear con el riff de Shine On You Crazy Diamond de Pink Floyd, interpretan la que tal vez es mi canción favorita del rock, "Comfortably numb" de la misma banda. Después de cerrar la canción como Dios manda, perdón como Gilmour manda, a base de un solo que en manos de Danny se queda un poco flojo, se acaba el concierto.

Y me quedo tan feliz, ha sido una gran noche, he disfrutado con ellos, he cantado todo lo que he podido, he hecho algún cuerno (aunque sea de malos) y me he quitado la espinita de no haber sido lo suficientemente valiente para haber ido a Londres a verlos con My Dying Bride y Paradise Lost.

No se si los pillé en un buen día, en su mejor versión o un día flojete, pero creo que estuvieron muy bien.

Un set para contentar al público, con pocos temas nuevos, lo que no deja de ser mala señal si realmente están a punto de sacar nuevo disco; se supone que tendrían que estar fogueandolos en vivo.
Antes de irme, conseguí la firma y una foto con Jaime, el bajista, con esa pinta de inglés austero y seriote que con 12 pintas de Guiness debe ser un salvaje auténtico.
Lo único que le saqué respecto a su nuevo trabajo fue un lacónico “very soon”.
A ver para cuando puñetas…
Jamie & me. Uña y carne