martes, 29 de noviembre de 2016

La llegada

No soy especialista en cine, pero he visto mucho, la verdad. Eso no es que de un plus, pero te entrena...
A veces, detecto cosas que creo que el director quiere hacerme ver, y muchas otras, esas cosas no son como yo pensaba. O porque ha jugado conmigo o realmente, no he sabido verlas. 
No detecto siempre los juegos que me plantea una película, en cuanto a esquemas o patrones de guión y estructura cinematográfica que algunos si pilláis y otros no. Aún así, no me tengo por un novato o un tipo especialmente torpe en cuanto a cine se refiere. 
Por ello mismo, no puedo entrar en muchas consideraciones formales en cuanto a porque me ha maravillado La Llegada
No puedo hablar si es una gran película, si es una película tramposa, si es pomposa, si no hay por donde cogerla. 
Me tengo que quedar con las sensaciones. Y estás, son tremendas. Por lo pausado de su ritmo, que a algunos irritará y a mi me cautiva. Por la bellísima  (aunque a veces claustrofobica) fotografía que le acompaña, por esa BSO de Johan Johansson y ese momento cumbre a cargo de Max Richter.  EL diseño de escenario, frío, rocoso, áspero, y esos seres venidos de tan lejos con ese look un tanto Lovecraft, y esa exquisitez en cuando a mostrar su manera de comunicarse (ojo, creo que será una de esas cosas que querrán en la memoria cinematográfica venidera)…
Son estos los mismos argumentos que puede esgrimir quien la considere un bodrio infumable. 
Realmente, independientemente del final, la historia está tan exquisitamente rodada que a veces mejor quedarse con el envoltorio y no tanto con el contenido. 
Éste puede dar pie a muchas interpretaciones, quien lo vea terriblemente pomposo y arrogante, quien le vea las costuras por todos lados, tildándolo de engañabobos como con algunas de las últimas películas de ci-fi recientes, o bien quien lo disfrute como yo, dejándome la sensación de haber visto algo muy bien orquestado. 
Seguramente me podrían desmontar la película en cuatro sencillos pasos, pero… seguirían estando clavadas muchas de las imágenes que La llegada ha instalado en mi cerebro. 


A Denis Villeneuve no le he visto película mala, aunque sólo he visto por ahora sus últimos 4 trabajos. Pero vamos, después de La Llegada, no temo a la otra gran llegada, la que muchos consideramos innecesaria pero en sus manos se convierte en algo que por mucho temor que tenga no dudo que al menos, interesante va a ser. Ridley, confiamos en tu ojo clínico para Blade Runner 2.



jueves, 24 de noviembre de 2016

Glasgow experience!

Pues si, nos embarcamos a pegarnos un viaje nada más y nada menos que a Glasgow, a buscar una gira que no parece que vaya a llegar a España.
Mono y Alcest, Alcest y Mono, con otras bandas en diferentes ciudades, en este caso los Portugueses Sinistro.
¿Tanto me tiran ambas bandas? Bueno, Mono me encantan, desde hace años, y los tenía por una de esas bandas que iba a ser muy muy difícil ver. Y Alcest ha sido uno de los mayores descubrimientos que he hecho en los últimos años.
Súmenle que ambas bandas son igualmente del gusto de mi querida pareja, y ya está dicho todo.

Viaje relámpago y concierto. Ah, metamos mas elementos en la ecuación. Un innegable ansia por visitar un establecimiento de las cervezas artesanas escocesas Brewdog. Y a fe que lo hicimos.

He de decir (;)) que la noche anterior al concierto tras salir de un bar escocés donde pinchaban metal (Pantera al llegar!), dimos con la sala, y me produjo un arqueamiento de ceja. No parecían sala de rock, justamente. Pero las indicaciones estaban claras. Todo parecía indicar que era una sala tipo multiusos, varias plantas, varios tipos de eventos y sonidos.
Así era, realmente. Y el sábado a las 18.25, estábamos entrando en la misma.
Subiendo las escaleras, recibimos el sonido inconfundible de unas guitarras afinadas pero que bien graves. Evidentemente, había tercer grupo, cosa que desconocíamos. Quinteto, dos guitarras, bajo, batería y cantante femenina. Sludge, doom, post metal, pero con momentos bien dulces de la cantante que a ratos cambiaba por buenas raciones de gritos, y una actitud ciertamente cinematográfica, recordándome a alguna actriz de cine mudo o expresionismo alemán.

Cuando anuncian que son portugueses, y detecto que se llaman Sinistro, recuerdo que Miguel Navarro (compañero de batallas en Zona Púrpura) me había hablado de una banda portuguesa que mezclaba metal con elementos incluso de Fado. Le mando un mensaje y sí, casualidades, son ellos.
Nos gustaron mucho en directo, la verdad. En disco, un poco menos, pero muy interesantes.

Sinistro descargando ante un escaso público, que fue creciendo...


Set list corto, y a por los siguientes, que son… Alcest! me esperaba que fueran Mono, pero no… Mejor aún, les tenemos mas ganas. Es chocante ver a un grupo al que consideren una posición ya privilegiada en este mundo del metal probando ellos mismos, montando y desmontando equipo, pero mira, error de concepto mío. Por cierto, el escenario es bajo, muy bajo, por debajo de nuestras rodillas diría, y aunque la sala se va llenando, nos deja un sitio privilegiado para verlos, bien cerca. En otros conciertos hubiera preferido colocarme en la zona de la mitad para captar el sonido lo mejor posible, pero la posibilidad de verlos como quien dice al lado, hace que me quede a la izquierda, pero en segunda fila.

Y comienzan…   A por todas con el nuevo disco, interpretando la inicial y homónima “Kodama”. La verdad no se me ocurre mejor manera de comenzar, ya nos tienen ganados a la primera. El sonido un tanto ruidoso, perdiéndose desde nuestra posición un poco la voz, no así los juegos de guitarras de los franceses. Neige luce una camiseta de "Cocteau Twins", toda una declaración de principios. Me quedo como uno de los momentos de la noche cuando la canción parece terminar y vuelven a enfilarla con más potencia aún. Temazo.

Black Shoegazing para todos!
Segunda parada sobre “Kodama”, con "Je suis d’ailleurs". Bueno, si la anterior me parece soberbia, ésta tiene un punch, que directamente alucino. El concierto se está escribiendo demasiado a mi gusto. Un paréntesis… Camisetas a mi alrededor de Alcest, Anathema, Mastodon, Mogwai, 65 days of static… O sea, público abierto, amplio de miras, como quien dice. Resaltar que tuvimos un señor de unos 65 para arriba, con su pinta de Tennets perpetua en la mano, que no parecía conocer ni un tema, y estaba como cualquiera de nosotros, disfrutando de un conciertazo.

El sonido va mejorando, y el grupo decide ir tirando de clásicos, en este caso con la que abrían su segundo album (y para algunos el más brillante) "Écailles  de lune". El público lo celebra, y se va notando cierto gusto  a victoria total. Se les ve cómodos y contentos, dentro que no son justamente una banda que destaque por lo participativo. Pero la sonrisa de Neige le delata.
Me va gustando cada vez más su mano derecha, el Batería Winterhalter. Este tema, con sus diez minutos, tiene a la mitad lo que considero la magia de esta banda. Esa épica melancólica con guitarras etéreas que pueden dejar paso a partes blackers, pero que siguen teniendo una belleza melódica considerable.

Y como si la hubiera pedido yo atacan "Autre Temps".  “Les voyages de l’ame” es de mis favoritos de su discografía, por lo que escuchar este tema en vivo, más lo que llevamos, me está colmando las expectativas no, lo siguiente. Ese arpegio inicial, ese estribillo y ese coro…
En algún momento me dejé llevar por el entusiasmo y l

Pues continúan con Kodama, interpretando "Oiseaux de prole”. Sin duda, una de las más celebradas por el público, se nota que fue la que presentaron primero al público antes de salir el disco. Los dos últimos minutos de la canción son una barbaridad. Cuando se ponen oscuros, y bestias, lo bordan.
Toca calmar los ánimos, y tirar de su primer trabajo, con una preciosa "Souvenirs d'un nutre monde”. Acto seguido, otra incursión en Kodama, con "Eclosion". Me quedo sobre todo con la labor de Winterhalter. Son temas aparentemente sencillos, por no ser ni rápidos ni con muchos cambios, pero los detalles con los que los adorna me descubren a un batería muy versátil.
Otro regalo del su segunda obra, y uno de sus temas más conocidos, "Percées de lumière”. No es de mis favoritos, sinceramente.
Neige anuncia que el concierto se está acabando, por lo que me huelo que si siguen haciendo lo de toda la gira, y anteriores incluso, nos va a regalar "Délivrance",  su única aportación de Shelter, ese disco que hizo que los descubriera, y que no parece ser ya del agrado ni de su mayoría de seguidores ni de ellos mismos, al ser el que menos metal contiene de toda su discografía. Pero el tema es sencillamente maravilloso. No nos puede tocar más la fibra, sinceramente.
La banda va abandonando el escenario, mientras incorporan teclados y coros pregrabados para que se parezca lo mas posible al final del tema en estudio, y Neige se queda jugando con su guitarra, los pedales y los acoples, como avisándonos de lo que nos queda con Mono.
Sinceramente he disfrutado como un niño, me ha parecido una experiencia magistral. Esta banda mezcla la melodía con la fiereza como nadie, creando pasajes ciertamente para cerrar los ojos, y dejarse llevar.

Y queda Mono.
Lo que menos me esperaba yo en mi vida (musical) es que iba a tener a estos cuatro japoneses tan cerca descargando su post rock emocial, con tanta carga cinematográfica, a mi parecer. No exagero, podría haber tocado el piano en alguna canción.

Cuarteto, con los dos guitarristas como siempre, sentados parapetados tras su montaña de pedales (foto para confirmarlo.), la bajista con su pose elegante habitual y un batería que al igual que ella, echa mano al glockenspiel en muchos momentos del directo.


Presentan disco, así que me espero temas del nuevo trabajo, “Requiem from hell”, pero me sorprenden empezando con "Ashes in the Snow", que abre mi disco favorito de ellos, "Hymn to the Inmortal Wind". El sonido muy bien, se captan ambas guitarras, con esos delays endiablados que crean esa atmósfera recargada y netamente orquestal. La bola que montan al final del tema es… Increíble.

Primera aportación a su nueva obra, con "Death in Rebirth". Es un tema que me aburre un poco, realmente se basa siempre en la misma cadencia de notas, solo que sumando capas cada vez más ruidosas. Sirve para dejarte un tanto aturdido, poco más. Post rock, poco emocional. Eso si, la enganchan con "Dream Odissey" y si que caes, pero rendido. Es una pieza netamente orquestal , muy poco rock, más cinematográfica que otra cosa.

Y como Alcest, Mono deciden regalarme mi canción favorita de su discografía, "Pure as snow", o lo que es igual, la delicadeza hecha música. Creo que esta canción traspasa los límites del rock, pudiendo codearse con otros géneros. Es música con Mayúsculas.
En algún momento del concierto, y con los roles bien definidos, Takaakira 'Taka’ Goto, guitarra y líder a mi parecer, monta su show particular, cogiendo su Fender sin correa, y retorciéndose en el suelo descargando todo el ruido que es capaz de sacarle. Interesantes las fotos que tienen en su Facebook de ese show. Me llama la atención la pasión con la que ejecutan su música en contraste con la frialdad que posteriormente muestran con el público.
Un breve inciso. Evidentemente esto no es un concierto de heavy rock convencional, aquí no hay proclamas, ni peticiones de seguir con las palmas el ritmo de la canción (aunque en Alcest pasó), esto es post rock, y encima son japoneses. Por ello, me sobró el murmullo de voces al fondo del concierto durante alguna interpretación de Mono. Creo que incluso pudo condicionarlos un poco.

El viaje continuaba con "Recoil, Ignite", concesión a su anterior trabajo "Rays of Darkness". Uno de sus clásicos temas de subidas y bajadas adornadas por delays, bajo machacón y batería de corte casi marcial. Un tanto largo, con sus 13 minutos.
Pero por que quejarse, si deciden terminar con 17 minutos de "Requiem from Hell”!!!
Este tema me llama la atención por lo medianamente bailable en algunos momentos, creo que es de lo más netamente rock que han hecho en los últimos años. Llevas 7 minutos del mismo, y te descubres moviendo la cabeza con tus ojos cerrados, imaginando que paseas por una mega urbe del país del Sol Naciente.
Y de ahí al infierno, porque lo que nos meten para terminar la canción retumba en mis oídos dos semanas después… Una auténtica orgía noise, una salvajada de distorsión y pasajes cargados, con la que ponen punto y final al concierto dejándote con una pose de atontado considerable.
Abandonan el escenario con un gesto de agradecimiento, leve pero creo que sincero, y Taka deja unas palabras en inglés con las que nos dice Sayonara, y hasta pronto.
Fríos, realmente. Ni despedida conjunta, ni nada parecido. Tal vez un poco moscas? me da igual , yo lo disfruté igualmente.
Eso si, abordé al batería para pedirle el setlist, que me dio con una sonrisa, oriental, por supuesto.

Pues toda una experiencia, dos pedazos de bandas como dos casas, con dos sonidos bien diferentes pero con una búsqueda común de crear belleza a través de algo diferente.
y un descubrimiento también Sinistro, a quienes les estoy dando varias escuchas. Pero si nos tenemos que quedar con alguno, obviamente, con Alcest. Nos ha llenado mucho mucho. A Alicia le ha sorprendido la dureza en algunos momentos de ambas bandas, yo ya me lo olía...

Ya enfilando la salida, pudimos hablar un rato con la cantante de Sinistro, obviamente diciéndole que éramos españoles.
Tiempo hubo también para adquirir Kodama de Alcest en CD, y aprovechar la presencia de Neige en el merchandising para que me lo firmara y echar un rato de charla. Muy agradable, tirando a serio, pero le arrancamos un gesto de sorpresa y palabras de agradecimiento al contarle desde donde veníamos a verlos. También nos contó sus planes de tocar en España, pero como no era seguro, prefiero no decir donde…

Ah, cuando todo sale bien y merece tanto la pena…
Maravilloso viaje, un país increíble, y un concierto inolvidable.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Training



Un poco de entrenamiento en lo que diseño se refiere.
Siempre me gustó hacer portadas para discos. Algunas veces lo hice de manera real, colaborando con Alone Records, o con los trabajos de Agreste y Zona Púrpura, o los más recientes de Betamax, y otras haciendo falsos trabajos que me sirvieran para entrenar mente y lápiz (digital o no)

Lo que me fallaba generalmente era la base fotográfica, cosa que ahora si tengo, así que voy a intentar hacer de vez en cuando alguna.

Lo que mas me gusta, es ver como la idea que se perfilaba en final, acaba siendo fagocitada por otra convirtiéndose en algo que no tiene nada que ver.

Alguna será más tipo fotográfica, otra más tipo ilustración. Lo que me pida el cuerpo.
Ahí va la mas reciente.

martes, 25 de octubre de 2016

Crónica Katatonia + Agent Fresco


Unas breves palabras para comentar el concierto de Katatonia - Agent Fresco - Vola.

Juntar dos bandas tan dispares (o tres, que los Vola también cuentan) como Katatonia y los islandeses te asegura una velada cuando menos, entretenida. Habrá quien disfrute especialmente de la frescura pop djent de los creadores de "Distrier", y quien acuda únicamente por la oscuridad reconfortante de los suecos.
Yo, como iba con los colores de ambos equipos, me llevé el premio gordo, pero no fui el único.
Casi todos con los que hablé, salieron hablando maravillas del que habían ido a ver, y muy sorprendidos por la calidad del otro.
De Vola, digamos que tibieza... En directo, un poco fríos. Se echaba en falta más actitud, cosa que adquirirán confirme pateen más escenarios.
Lo de Agent Fresco, pues... sin nombre. O sea, menudo empacho de actitud, energía, clase... Estos van para arriba pero a 200km/h, señores. Saltan de estilos, juegan con matices, te aturden con carisma, muy especial, la verdad. Maravilloso.



Y Katatonia.
Como suenan los cabrones, como se notan los años sobre las tablas. Las incorporaciones de diez, el nuevo guitarra aporta imagen y un gran estilo a las 6 cuerdas. De hecho me sorprendió que hiciera bastantes partes por así decirlo solistas, que las he visto siempre ejecutadas por Andres Nyström. Incluso se permitió un solo para enganchar con los temas con los que salieron de nuevo al escenario.
Y por otro lado Daniel Moilanen, que parece que no hace nada, pero toca la batería de manera que no echas de menos a Daniel Liljekvist, y eso es mucho.
Mi amigo el señor Renske es un frontman que se podría llevar críticas por su actitud, pero es parte de su encanto. No lo verás patearse el escenario ni jugar a poses, ni dirigir con mano firme a la audiencia. El está ahí con la música, disfrutando, cantando con ese maravilloso estilo propio... Ojo, y evidentemente ha evolucionado, no hay más que ver sus actuaciones en dvds anteriores, para ver que ahora es más activo en directo que antes.  Aunque alguno no se lo crea..
El setlist...
Muy basado en The great cold distance, luego sus 3 últimos trabajos bien representados, y mi favorito, Last fair deal gone down, solo una muesca...
Los temas más antiguos me resultaron un poco sosos, la verdad es que palidecían ante la complejidad de los actuales, aún así te alegras de oír For my Demons, desde luego...
Resumiendo, que si no no cumplo con lo de ser breve (sic). Un gran concierto de ambas bandas, en las que vi a un grupo consagrado dejando ojiplático a más de uno, y a otro que quiere comerse el mundo y saben que pueden, estilos y zarandajas a parte...
De regalo unos teloneros interesantes en una sala que cada vez me gusta más...




Last Song Before the Fade  
Deliberation
Serein
Dead Letters
Day and Then the Shade
Serac
Teargas
Criminals
Saw You Drown  
Evidence
Soil’s Song
Old Heart Falls
For My Demons
Leaders
In the White
Forsaker
My Twin
Lethean

July

lunes, 3 de octubre de 2016

Katatonia / Agent Fresco / Vola



Llevaba mucho mucho tiempo esperando ver a Katatonia. Desde que los descubriera allá por 2001, y ya llevaban unos pocos discos, la verdad.
No se si los pillo en su mejor momento como banda, tras los cambios que han tenido los suecos, pero todo parece indicar que llevan una banda excepcional. Al menos eso dicen las crónicas. 

Katatonia son únicos. No voy a analizarlos, solamente diré que me influyen como músico, y los admiro profundamente. Son de esas bandas sin miedo a evolucionar, sin traicionarse. Te pueden gustar más sus primeros discos, o la época actual, yo me quedo con todo.
Voy a disfrutar de lo lindo.

¿Puede que me vuelen la cabeza más incluso Agent Fresco? Pues no me extrañaría, la verdad, porque menudo grupo los islandeses! Dos discos los han aupado a la lista de bandas que tienes que ver, por los temazos que contienen y por como los plasman en vivo.
Personalidad a raudales, con toques alternativos, djent, pop,  y ecos progresivos.
Otra banda inspiradora 100%

Vola completa el triplete. He escuchado un disco y me llaman menos, la verdad. Lo mismo en directo me dejan boquiabierto, pero mejor ir sin expectativas.

En una semana estarán todos ellos, mas muchos andaluces, disfrutando de una descarga única, que no hace tanto me parecía ciertamente imposible contemplar por estos lares.
Bien por Madness Live.


martes, 13 de septiembre de 2016

Esa foto es mía, casi casi mía...

Indudablemente, el que se dedica a la fotografía en mayor o menor medida, llega un momento en que necesita o ve indicado el ganar cierto dinero con ello. Es realmente la manera, a menos que seas un tipo pudiente, de ir mejorando equipo, lo cual inexorablemente te lleva a ser mejor fotógrafo (a menos que seas un cenutrio).
El camino hacia la remuneración no es sencillo, al menos, si lo que intentas es conseguirlo vía internet, donde es indudable que la competencia es brutal. 
La globalidad tiene eso, que hay miles y miles de fotógrafos que te dan un buen repaso, mientras que en tu zona, en tu entorno, puedes que destaques un poco más. 
De todos los sitios en los que he puesto material mío no he conseguido vender ninguna, pero eso sí, he conseguido cierto reconocimiento en Pexels, donde las fotos se descargan gratuitamente. 
Y porqué si quiero venderlas , las regalo en otro portal? porque primero, no todas las que veo que se pueden vender las pongo como descarga, hay muchas que las considero como descartes, que al ponerlas Free, han funcionado. 
Y segundo, porque me consta que con el sistema gratuito, y la posible aportación via Paypal de la gente que se descarga tus fotos, hay cierta opción de conseguir algo de dinero. Poco, pero algo. 
He llegado a estar entre los 100 más descargados, y entre los 20 mensuales. 
Pero ay amigo! tiene sus riesgos. El más evidente: los piratas. 
Acabo de encontrar a un señor (francés? belga?) que ha descargado una foto mía y la ha puesto a la venta en otro portal para vender. Obviamente me he puesto manos a la obra para denunciarlo, y estoy a la espera, y de paso he aprovechado para crearme una cuenta en digo portal por si consigo vender. 

La verdad, no quiero ponerme a mirar cuantas de mis fotos puestas en modo descarga gratuita están en portales de pago. Me temo lo peor, que no haya sido un caso único, pero… 
¿Que hacemos entonces? Valoro mucho estos portales, donde encuentras un material increíble y gratuito, me ha salvado más de un proyecto. 
Pero es cierto que conlleva un riesgo considerable. 


Voy a ver como se soluciona, y ya veré que medidas tomo en un futuro con todo esto. 

La foto de la discordia

lunes, 5 de septiembre de 2016

Ese pedazo de Mono! (y de Alcest)

Hay que liarse la manta a la cabeza, leches.
Así es.
La locura transitoria es atenuante!

Una vez presentadas las excusas, pasamos a las explicaciones.
Mono y Alcest. Gira conjunta. Y por ahora no pasan por España.
Bueno, pues miramos fechas por Europa. Por mirar!

Requisitos. Que sea en fin de semana, y que sea en un sitio que no salga un ojo de la cara...
Pues parece que como mejor resultado, sale Glasgow, en Noviembre.
frío de cojones, pero una ciudad que me atrae mucho, un país que estoy loco por conocer, y la cuna de la Brew Dog, mi cerveza fetiche.

Todo está en marcha. Ambos grupos presentarán disco, que por entonces habré quemado de escucharlos.
De la lánguida melancolía de los franceses a la preciosista introspección de los japoneses.
Promete ser una experiencia maravillosa.
A darlo todo para que sea una realidad.



martes, 2 de agosto de 2016

Vacaciones! y playlist

Pues eso, aprovechando que me voy de vacaciones, dejo mi habitual lista de discos que más he escuchado en lo que llevo de 2016:


Radiohead A moon shade Pool
Katatonia The fall of hearts
Gojira Magma
Dream Theater The Astonishing
Deftones gore
Haken Affinity
Novembre Ursa
Obsidian Kingdom A year with no summer
Steven Wilson 4 1/2
Y sin ser de 2016, destaco Mgla y su Exercises in futility

De todos ellos, el que más escucho es el de Katatonia, sin ser sin embargo un disco que me apasione. Pero como me apasiona la banda en sí, quemo el disco hasta sentir lo que siento por otros discos suyos. Además en octubre espero verlos en Sevilla.
Me ha gustado, pero no desencajado la mandíbula, el de Haken.
Novembre han tenido un buen retorno, como dije en un post anterior.
La verdad es quitando Mgla, que no los conocía y me encanta, el resto son discos que me dejan como... que esperaba mas de casi todos ellos.
No me pasa con el de Radiohead. Discazo de cabo a rabo, demonios.
Se merecen el video que acompañe a este post.

A ver estos meses venideros. Nada y nada menos que se esperan los de Opeth, Blackfield y The Pineapple Thief.
Telita. 


lunes, 27 de junio de 2016

Scream for me Sevilla!!!


Si tuviera que calcular desde cuando viene mi amor por Iron Maiden… buffff…
toda una vida….
Me gusta el heavy por ellos, me gusta la ilustración por ellos. Pero como demonios no iba un niño de 12 años en un colegio de curas a alucinar con las demoníacas portadas de los británicos! si representaban todo eso que por entonces era prohibido!
No hace mucho un compañero del colegio me dijo: tu no eras gamberro, tu eras nervioso, y además, heavy. 
Singular reflexión, no , amigos?

El caso es que siendo fan de siempre, sólo los he visto una vez. E idolatrando como lo hago a Bruce Dickinson, los tuve que ver con su anterior cantante, Blaze Bayley. 
Angelito. La que tenía encima, pretender suplir a semejante monstruo. Ni que decir tiene que no disfrute excesivamente. De hecho iba con mas ganas de vez a My Dying Bride, teloneros de lujo. 

El 14 de julio me quito la espinita. Veré a Maiden como Dios manda. Y ademas mejor acompañado imposible. 
Sevilla será el sitio. 

No me va a dar tiempo, creo, pero me quiero hacer una camiseta personalizada…
Lo intentaré. 

Puestos a pedir, me encantaría escuchar esta canción...
Creo que fue la primera que me dejó KO de ellos. 


 

martes, 7 de junio de 2016

The Astonishing - Dream Theater



No se si puedo ser capaz de ser objetivo con DT. Bueno, rectifico, si lo soy. Pero luego, reculo.
Supongo que una parte de mi se engaña y quiere que todo siga igual, que sigan siendo la banda que me ha tenido tonto durante muchos años. 
Le veo los defectos, se que no están en su mejor momento, pero diablos, no puedo evitar excusarlos. 
No voy a entrar en tema Portnoy, se fue, sus motivos tenía, y es lo que hay, pero me queda claro que llevan 3 discos sin él y la magia en parte, se ha ido. 
De estos  trabajos, desde luego este último es el más ambicioso. ¿Como demonios no va a ser ambicioso un disco doble de mas de dos horas como es The Astonishing?
O lo tomas o lo dejas, así de sencillo. A estas alturas los no fans solo tienen más madera para quemar; los que los amamos desde hace años, pues oímos, analizamos, y juzgamos. 
Y a ello voy. La primera escucha, sin las letras por delante, me dejaron un poco frío. Exceso de momentos tiernos, poco guitarreo, gran labor de La Brie, y poco más. La siguiente, ya con el argumento por delante, me dejó muy gratos momentos. Empecé a disfrutarlo, y bastante, por cierto.
Ojo. La historia es básica, simple, y hasta cierto punto (o agujero negro) infantil.
Eso no quita que luego, al leerlas y entender que nos están contando, te imbuyas en el cuento y lo disfrutes.

Tras una leve intro que nos pone en antecedentes en la historia, “Dystopian Overture” me trae a la cabeza cosas de Octavarium. Ok, es su estilo, su mundo, ellos lo han perfeccionado y pueden volver a él cuando quieran. 
“The Gift of music" me dejó más frío cuando la presentaron, y ahora me entusiasma. Que queréis, el coro gospel me pone y mucho. 
Primer arqueo de cejas: “The answer”. Ese piano es un poco anuncio, es un happy moment de libro. Pero es bonita, copón. Vamos a empezar a hacernos a la idea que es un musical, una ópera rock. 
“A better life”, me suena  a Forsaken, con ese riff cortante con la melodía de La Brie… Lo mejor, el solo y la parte del piano de Rudess junto al canadiense. 
De “Lord Nefarious” me gusta el rollo tan de musical melodramático, cabaretero, donde se permiten incluso el coquetear con el tango. Joder, eso es nuevo en DT, y lo agradezco. Tal vez no consiguen reflejar un malo que imponga, sino darle una presentación folletinesca, con perdón. Me gusta mucho la melodía que le meten a mitad de la pieza. 
“A saviour in the square” tiene una muy bonita melodía inicial, rozando ligeramente lo cursi. Oiga, yo es que a Petrucci lo idolatro, y cuando entra, se me olvida todo. Más si luego se pone brutote tras las fanfarrias posteriores. Dos minutos solemnes para establecer un poco de tensión previa al momento mas sensiblero del disco, con ustedes, “When your time has come”…
A ver, soy el único al que le suena a sintonía de serie de los 90, o algo parecido? Vale que la historia puede ser que lo requiera, pero creo que se les ha ido un poco la mano en este tema. O, al menos, a Rudess con ese sonido tan sumamente retro. Tal vez lo mejor el cierre del tema, el último minuto. 
“Act of Fayth” me sirve de nuevo para tirar de carrete. Esa melodía principal de piano me sigue llevando a Octavarium, al tema. Pero bueno, no me molesta demasiado. Tema simple, medio tiempo que se edulcora y mucho, conforme enfila el último minuto. Pero a partir que La Brie deja de cantar, otra vez me vienen al tarro temas anteriores de ellos, en este caso, uno de Systematic Chaos.
En “Three days” se agradece la caña y el aire cabaretero que le meten a la mediación, con esos jueguitos clásicos entre los instrumentistas. Por cierto, a estas alturas, Myung desaparecido, y Mangini, sobrio, mejor que los dos discos anteriores, pero excesivamente cuadrado. El final del tema, lo mejor. Sorprendente, la verdad. 
Otra pieza instrumental (por así llamarlo) y la floydiana “Brother can you hear me?”, que me encanta. Épica hasta decir basta. Ojo, aquí si que hecho de menos a Portnoy, porque de marcial, Mangini, se pasa. El final es ciertamente cinematográfico, con otra parte de lucimiento de La Brie y Rudess, que llegados a este punto ya se han convertido en los protagonistas del disco. 
“A life left behind me gusta mucho mucho mucho, la melodía del estribillo es brutal, aunque empalagosa. Todo el comienzo es 100% Dream Theater, sobre todo época Six Degrees (que es uno de mis favoritos) 
“Ravenskill”  tiene un inicio al piano precioso. Tarda luego un poco en arrancar, evolucionando hacia un tema más vibrante, que sin embargo me gana cuando vuelve a ralentizarse, cuando de nuevo Rudess toma el protagonismo y nos regala otro final épico y potente. 
“Chosen” baja las revoluciones inicialmente jugando con La Brie, piano, y una acústica, ofreciendo una linea melódica que luego repetirán en el siguiente acto.
Este tema es el que hace unos años nos habría sacado los mecheros del bolsillo (ahora móviles) y conseguido que alzáramos los brazos al ritmo que el vocalista nos marcara.  Pero no ahora. Lo tengo un poco visto. 
Ojo con “A tempting Offer”,  el comienzo y el tono de la canción, inquietante, me parecen fantásticos, y el final orquestado es precioso.
Una obviable “Digital Dischord” y enfilamos la recta final del primer acto. 
Que gozada “The x aspect”, de nuevo una pieza muy bonita al inicio, la parte media igual, muy chula, y el final emotivo con la gaita.
“A new begining” de lo mejor del disco, muy tema de musical. Me viene  a la cabeza, salvando las distancias, el Jesuschrist Superstar, ahí es nada. De las cosas que han hecho que más me gustan en los últimos años.  Y es que tiene de todo, opereta, metal, doble bombo, filigranas de Petrucci, bah, temazo. Hasta cuando me lo relajan y parece que se viene abajo, le vuelven a meter garra.  Pero para un super solo que se marca Petrucci, lo bajan… No hombre, no…
“The road to revolution” nos sirve para despedir este acto, que en lineas generales ha tenido mas luces que sombras.  Un tema optimista en su parte principal que invita a entrar en el siguiente acto con ganas. 
Reconozco que la primera escucha se me hizo difícil por la duración del acto, pero unas pocas después no me resulta problemático. 

“2285 Entr’acte”  nos presenta un poco de cada pieza posterior. Todo muy Six degrees, lo cual insisto en que no me molesta, aunque cierto es que algunos momentos pecan de excesivamente peliculeros. 
No me aporta demasiado “Moments of betrayal”, que me resulta muy típica, por mucho desarrollo brutal con el clásico pique entre músicos.
“Heaven´s Cove” me parece bastante disfrutable, porque me da un poco de todo. Intensidad, melodía, etc. Pero se engancha con “Begin Again”. A ver, cuando empece a escribir esta reseña, despotriqué sobre ella. Pero coño, soy un sensiblero. Me gusta, me parece muy bonita. Pero si, lo se, es excesivamente melosa. Eso sí, que bien se desenvuelve La Brie en estos terrenos, el tío. 
“The path that divides”… más cañera, mas prog, diferente al resto de lo escuchado en el disco, se agradece. Y ojo, que tal vez es la que más me lleva al estilo de Dream Theater. 
Tras otro interludio, tenemos “The walking shadow”, que es peleona, intensa, agobiante incluso. Curioso el comienzo agresivo de la voz… Y especialmente trepidante el final, enganchado con “My last farewell”. Creo que es mi momento favorito del disco. La parte a piano, voz y violines me llega. Igualmente todo el desarrollo posterior. Y el final es de lo mejor que han compuesto estos señores en años.
Y después de este subidón, la intimista  “Losing faith”. Sencilla, acústica en gran parte, inofensiva. De nuevo, y van ya unas pocas, me interesa y atrapa el ultimo minuto. Ahí lo dan todo, leches, y se desmarcan con un gran cierre 
“Wishers on the wind” tiene una bonita orquestación, pero no me emociona. Además, y no me acuerdo cual, me suena y mucho a una BSO. 
Un poco mas lo hace "Hymn of a thousand voices", pero es básicamente por el violín. La verdad es que el cierre me aburre un poco, intenta ser solemne pero no me llega especialmente.
Our new world empieza de cojones. y el estribillo me encanta, super melódico. Me hubiera gustado como cierre del disco alargándola y metiéndole más épica, pero nos queda un poco de maquineo con “Power Down” (anecdótico) y ahí a “The Astonishing”… usa un poco de Brother you can hear me lo cual se agradece… y el paso a acústico es bonito, luego el rollo marcha militar… pero se me queda corto de intensidad, por mucho que los coros lo engrandezcan. 
No me parece el mejor cierre de un disco de ellos, pero evidentemente, va a colación del estilo del disco


Conclusión:
Bien por ellos. Han tomado nota de algo evidente, se estaban estancando, les estaban adelantando por la izquierda (Haken, Leprous, y alguno más), y tenían que dar un golpe en la mesa.
Lo han dado, sólo que para algunos, posiblemente con una intensidad diferente a la que esperaban.
Han arriesgado y mucho, sus detractores lo tienen muy fácil, y los que estaban en un cómodo término medio, lo tienen igual de fácil para decir hasta aquí he llegado.
Pero a mi me an sacado de ese estado de letargo que sentía hacia ellos. Sabía que podían dar más, y lo han hecho, sólo que en una dirección diferente. Me han ganado con la sorpresa. Que pueden hacer pasajes instrumentales mastodónticos lo sabemos todos, pero me han ganado, de nuevo, con la emoción.
Con eso me quedo, con los momentos emotivos de este "The Astonishing". Esos mismos que las primeras escuchas me dejaron con cara de "me lo explicas, Petrucci?.
Ahora, como no tengo tanto tiempo como para meterme los dos discos del tirón, busco esas piezas un tanto de lágrima fácil, exagerando.
Hoy por hoy, me parece su mejor trabajo post Portnoy, e incluso anteriores, viéndolo como un ente más completo que un "Black clouds and silver linings".
Parece que la gira no les va mal, a ver como les sienta todo esto para el futuro.